top of page

37 AÑOS ENGAÑANDO A LA MUERTE

Diagnosticado con cáncer terminal de pulmón y con 9 meses de vida, pero, algo pasó y todo cambió.


Foto: Andrea Frazzetta/LUZphoto for The New York Times

En Icaria, su lugar de nacimiento
Stamatis Moraitis, el hombre que engañó a la muerte

37 años engañando a la muerte. Esta es la historia de Stamatis Moraitis, una historia real. Fue diagnosticado con cáncer terminal de pulmón en 1976, veterano de guerra, llegó a los Estados Unidos para un procedimiento en un brazo destrozado por el combate. Allí se curó, se casó y tuvo tres hijos. Su nueva vida norteamericana pasaba sin contratiempos. Moraitis con 61 años y tras el diagnóstico de varios médicos, decidió regresar a su isla natal, Icaria-Grecia, para pasar sus últimos días. Tras llegar a Icaria, el hombre no muere, sino más bien recupera su energía y fuerzas, se reencuentra con sus amigos, comienza a realizar trabajos agrícolas, construye un gran viñedo familiar llegando a vivir 37 años más, convirtiéndose en una leyenda que atrajo la atención de científicos y medios de comunicación.


La ciencia quería descubrir cuál era ese secreto, qué existía en esos pueblos cuyos habitantes se enfermaban rara vez, se sanaban sin tratamientos médicos y permanecían fuertes y saludables con vidas muy longevas. Como este caso hay miles más.

Así surgió la investigación conocida como las “Zonas Azules”, un proyecto científico y antropológico a cargo de los investigadores Dr. Gianni Pes de la Universidad de Sassari en Italia, el demógrafo belga Dr. Michel Poulain, junto al documentalista y explorador de la National Geographic, Dan Buettner.


Para Moraitis, las causas de su buena salud se debían al aire puro, la buena comida, una vida libre de estrés y rodeada de amistades y familiares. Respecto a si volvió a conversar con los médicos que lo trataron, indicó que unos años atrás había regresado a Estados Unidos para buscarlos y encontrar una explicación a lo que le había pasado, pero no los encontró. Todos habían muerto.

Stamatis Moraitis murió para algunos a los 98 años y para otros a los 102.


No cabe duda que las investigaciones y evidencias están demostrando que los hábitos de vida y la alimentación son super poderosos y que una vida saludable va más allá de la comida que va en el plato.


Pues bien, llegamos al final de la historia, espero te haya gustado, te haga reflexionar, te llene de esperanza y, sobre todo, te lleve a la autoconsciencia.


Si decides tener una vida longeva y retardar el envejecimiento de manera natural, yo puedo enseñarte por dónde empezar y acompañarte en todo el proceso.
Escríbeme a hola@olistiku.com o a través de esta página concertar una cita gratuita para y explicarte como mi programa puede ayudarte.


Un abrazo de luz,

Roxana Eugenio

Health Coach

📍Icaria es una de las zonas azules del mundo.

Entradas Recientes

Ver todo
Últimas entradas
bottom of page